Un día de furia

Un día de furia, nos cuenta las desventuras de un personaje estándar, un icono de la sociedad clásico, el hombre que trabaja en oficinas, vestido con corbata negra y bolígrafos en el bolsillo de la camisa blanca. Divorciado, este personaje que vive con su madre, educado en la ya anticuada forma de pensar anticomunista y proamericana, con los valores que ello conlleva respecto al bien y al mal, decide volver a casa con su ex mujer y su hija contra las que tiene una orden de alejamiento. Un personaje que a primera vista puede parecer ser un hombre totalmente indefenso e inofensivo pero que en el filme esta enfocado de otra forma. Donde el cliente siempre tiene la razón, imponiendo su propias leyes a su antojo, este filme es una especie de paseo jugando a ser dios, una especie de venganza contra la sociedad y sus burocracia desesperante, con marcados tintes racistas. Un filme donde el protagonista se va convirtiendo poco a poco en el “malo” sin ser esa su intención, cegado por la furia, el filme es algo así como un “hasta aquí hemos llegado”, pero viniendo de una persona con tendencia a la violencia y sin nada que perder, salvo su vida a la que ya no encuentra sentido y la cual quiere reconstruir de forma drástica.

El filme comienza ambientado en un atasco interminable, con una serie de factores que hacen desquiciar al protagonista y al espectador, aquí empieza la historia. El protagonista abandona su coche en el atasco y se dirige a casa, pero no a la casa donde vive con su madre, si no a su auténtica casa, donde vive su exmujer y su hija. A partir de aquí llega la furia, el protagonista tiene que atravesar una zona de bandas asta llegar a su casa, paseando como un ciudadano normal por la calle, no permitirá ningún abuso hacia su persona, descargando su furia sin ningún miramiento hacia todo lo que ose perturbarlo o con lo que el crea que es una injusticia. Y paralelamente a toda su “aventura” un detective, en su ultimo día de trabajo, al borde de la jubilación, le seguirá la pista siendo el único que puede detenerlo.

Un dia de furia

Un dia de furia

Protagonizada por Michael Douglas, como William Fosters, el perturbado protagonista. Y Robert Duvall como el detective apunto de jubilarse.

Un filme interesante dirigido por Joel Schumacher, a quien conocemos por varias entregas de Batman, el numero 23, ultima llamada, Asesinato en 8 mm, y una lista de cintas mas o menos aceptables. Filmada en el 1993 esta película nos muestra la visión de un americano traumatizado, una persona rara, cerrada bastante trastornada, que usa la violencia sin ningún reparo y como la sociedad ha castigado y golpeado a esta especie de patriota americano, ya anticuado , fuera de contexto y sobretodo como se venga de todo esto. Con un final previsible desde el principio, y los claros mensajes racistas no deja de ser un buen filme con animo de critica hacia la sociedad americana.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal