Star Trek: Más Allá

Después de regresar de una misión más complicada de lo que parecía que intentaban arreglar las relaciones entre dos especies, el capitán Kirk y su tripulación afrontan varios cambios que pueden cambiar el futuro del grupo. No obstante, antes de que se materialice nada, les llega una misión inesperada en que la nave Enterprise tendrá que cruzar una nebulosa desconocida para intentar encontrar una nave perdida más allá. A pesar de que el viaje no parece presentar demasiado peligro, las cosas se complican mucho más de lo que Kirk y compañía esperaban por culpa de un nuevo y poderoso enemigo.

Llegaba a las salas sin generar ningún tipo de expectativa y del todo eclipsada por el resto de “blockbusters” veraniegos, pero Star Trek: Más Allá ha resultado ser la gran tapada en medio de este decepcionante verano cinematográfico. Beneficiada por esta relativa indiferencia previa en el espectador y también por el escaso éxito del resto de títulos, en la tercera entrega de la renovada saga le sale sorprendentemente bien su apuesta de moderar la ambición y ofrecer puramente una aventura espacial; una de aquellas que han definido el universo de Star Trek desde sus raíces. Escrita por Simon Pegg y Doug Jung, Star Trek: Más Allá ejecuta con un gran sentido del ritmo y un atractivo sentido estético lo que se podría considerar perfectamente como una versión ampliada y adaptada al siglo XXI de un capítulo de la serie original. Y sí, el efecto que provoca es mucho más positivo de lo que esta descripción podría hacer pensar.

star-trek-beyond

En la película le sale sorprendentemente bien su apuesta de moderar la ambición y ofrecer puramente una aventura espacial; una de aquellas cosas que han definido el universo de Star Trek desde sus raíces. “

Tras el revuelo que supusieron sus dos antecesoras firmadas por J.J. Abrams (basta recordar las inmensas expectativas que levantó Star Trek: En la Oscuridad los meses previos a su estreno, hace tres años), no dejaba de provocar cierto recelo la poca trascendencia que Star Trek: Más Allá había adoptado entre los “blockbusters” de esta etapa veraniega. Los causantes: el movimiento semitrànsfuga de Abrams hacia los oponentes de Star Wars -aquí sólo se mantiene como productor- y la ligera sensación de que nadie había pedido ni deseaba especialmente esta nueva dosis en un año donde los cómics se lo debían repartir todo. No obstante, las dos horas de Star Trek: Más Allá han resultado ser las más constantes, libres de presión y fieles a sí mismas que se han podido ver durante estas últimas semanas en nuestras salas.

El argumento de Star Trek: Más Allá tiene todos aquellos ingredientes que se pueden esperar de un ejemplar Star Trek: una traición, una cadena de contratiempos, la pérdida, el rescate, el ingenio, la supervivencia, la venganza … y todo con las habituales pinceladas humorísticas que regala este reparto ya consolidado. Aunque generar algunas dudas al principio, Chris Pine se ha hecho suyo el personaje de Capitán Kirk, el entrañable relación de amor-odio entre el Dr. Buenas (Karl Urban) y Spock (Zachary Quinto) sigue teniendo cuerda para rato, y el contrapunto cómico que pone Simon Pegg raramente no funciona. También el Malaventura Anton Yelchin deja su última aportación como Chekov. La inclusión de Sofía Boutell como Jaylah, algo parcheada en alguna ocasión, también supone una novedad atractiva. Pero lo más importante es que la película tiene en Krall (Idris Elba) un enemigo de altura, que realmente da sensación de peligro y de poner en verdaderas dificultades los protagonistas.

Es curioso que todas las virtudes de la película dejen como principal damnificada la saga a la que pertenece, ya que la evolución narrativa de los personajes es mínima y queda relegada a un descarado segundo plano.”

star-trek-beyond-2

El otro sello de la película la estampa Justin Lin, que traslada al universo intergaláctico de Star Trek su dinamismo revolucionado procedente de Fast & Furious 7. Es evidente que aquí el director tiene menos posibilidades para recrearse s ‘hay, pero las escenas de acción de Star Trek: Más Allá contienen toda la tensión necesaria y no desentonarían en ninguna película de género. A Lin, eso sí, le sobran algunos movimientos excesivos y gratuitos de la cámara, como estos continuos giros y puestas boca abajo que no acaban de tener demasiado sentido más allá de introducir un efecto estético porque sí. A pesar de este detalle, más anecdótico que nada, hay que destacar el trabajo visual que desarrolla el film; desde el diseño de escenarios, hasta el concepto sobre el que gira el ejército del malvado Krall, que se basa en el mundo de las abejas y se mantiene coherente con este simbolismo hasta el final. Gracias a ello, Star Trek: Más Allá refuerza sus cimientos como unidad que sabe lo que quiere, como ejecutarlo y como llegar.

No deja de ser curioso que todas las virtudes de la película dejen como principal damnificada la saga a la que pertenece. Y es que Star Trek: Más Allá parece olvidarse que forma parte de una franquicia que necesita prosperar narrativamente, y que contiene unos hilos argumentales que evolucionan película tras película. Guiándonos por este aspecto, esta tercera entrega supone un avance mínimo, ya que las historias personales de los protagonistas quedan relegadas a un descarado segundo plano, sin que en ningún momento lleguen a tener una incidencia relevante en el grueso de la historia. Es por ello que la estela que deja Star Trek: Más Allá está totalmente bifurcada: la satisfacción de haber recuperado el más puro espíritu “space opera” de su particular universo, pero también la incertidumbre ante el futuro de una saga que da muestras de no saber muy bien hacia dónde debe avanzar. Esta vez le perdonamos porque nos lo ha hecho pasar de coña, pero el próximo -si los hay- le pedirá algo más.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal