Proyecto Rampage

La verdad es que Dwayne Johnson tenía como destino, triunfar en el mundo del cine, pero… ¿Proyecto Rampage? Debo decir, primeramente, que este actor logró saltar a la fama por el tiempo que tuvo como luchador de wrestling. Al poco tiempo, decidió convertirse en el Rey Escorpión. A partir de allí, empezó a trabajar de manera inagotable en diversas producciones. Al comienzo lo vimos en muchas películas familiares. Después, se centró en perfeccionar su lado heroico en las películas de acción. El público es quien demanda su aparición y los productores lo han aprovechado.

Todo esto, podría terminar que el público acabe por agotarse. Sin embargo, lo bueno es que aún no hay señales de eso. En 2017 ya lo pudimos ver en tres películas que, además, pertenecen a la sección ‘Ballers’. Finalmente, todo apunta a que seguirá esa misma línea durante un buen rato. En ese sentido, tenemos Proyecto Rampage, una adaptación del reconocido videojuego que posee un montón de escenas para la historia.

Proyecto Rampage y el desgaste que tiene Dwayne

Es verdad que hay un montón de cosas en el mundo que pueden debatirse, pero dudo que exista una opinión en contra que afirme que Dwayne Jonhson no tiene carisma. Tal vez se ponga en duda sus habilidades para la interpretación o, posiblemente te caiga mal o bien, pero es un punto que no puede discutirse. Sin embargo, hay que saber administrar el carisma que posee, ya que, si se apoya sólo en eso, podría pasarle exactamente igual que a Bruce Willis. Al final, la carrera podría acabar hundiéndose sin más.

Con todo lo dicho hasta ahora, no quiero hacer pensar que Johnson va por el mismo camino. Sin embargo, sí que lo hace durante un gran trozo de “Proyecto Rampage”. En sí, él está muy cómodo atravesando las escenas con sus armas típicas en vez de hacer algo para que el personaje logre destacar más que en otras de sus producciones. Es allí donde hay que “meter mano” para que tenga la vida suficiente.

Se agradecen algunos instantes cómicos, porque son efectivos pese a ser de lo más simples. Pero, también hay que dar algo de entidad a un punto esencial para entender el nexo que le une a George, el gorila albino que se convierte en un monstruo gigante tras un experimento que sale mal y que le infecta de forma un tanto azarosa. Ahí la cosa resulta un poco endeble por la tendencia de Johnson a recurrir a sus armas habituales, pero con un enfoque algo más serio de lo habitual.

Un brillo que jamás se extingue en ‘Proyecto Rampage’

Llega un momento en que la película suelta aires a “San Andrés”, que, como coincidencia, las dos comparten a Brad Peyton como director. Sabemos que él, por lo menos, sí que sabe como hacer funcionar las cosas, o por lo menos en la parte de acción. En este caso pasa exactamente lo mismo, brilla de una manera tan clara en la etapa final, pero a cambio de ello, es muy intrascendente. Y es que sí, al final, las escenas de acciones pasan a ser de un segundo plano para beneficiar al desarrollo argumental del os personajes. Sin embargo, no es como se espera y se nota a leguas lo flojo que queda.

Dicho aspecto logra sobreponerse al introducir las escenas de acciones con un poco de regularidad. Inclusive, con la misión de darle más cancha a los personajes que, pudiesen haber dado más de ellos (como Joe Manganiello). Además, se lograría avivar todo interés de una manera más exacta. A pesar de eso, igualmente funciona para hacer resaltar las irregularidades del grupo.

En conclusión, “Proyecto Rampage” sirve para entretener, pero, no logra dar todo como película. Todo esto podría traducirse como una cinta más que te hará disfrutar durante un rato y ya. Al final, terminarás olvidándola.

 

Leave a Reply

Responsable: Octavio Ortega Esteban
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com