Jumper

Dirigida por Doug Liman, Jumper empieza explicándonos como descubrió un joven adolescente , al caerse en un río helado que tiene el poder de teletransportarse salvándose de morir congelado. Desde este momento el chico, David Rice, es consciente de sus poderes, capaz de atravesar agujeros de gusano teletransportandose a cualquier sitio que pueda visualizar en su mente, es un jumper. David huye de su hogar, donde vivía solo con su padre el cual bebía habitualmente. Una vez solo, aprende a controlar sus poderes y comienza a robar bancos para vivir a todo tren. Siendo adulto se topara con la organización del gobierno que se dedica desde tiempos medievales, a dar caza a los jumpers. El jefe de esta organización, el actor todo terreno Samuel L.Jackson, encarna al fanático religioso experto en cazar jumpers, que le buscara por todo el mundo persiguiéndolo. David se topara en Roma, mientras huye con la amiga de la infancia,la chica, con otro jumper cazador de paladines que le viene siguiendo, el cual le explicara lo que esta sucediendo, y la caza que se lleva contra los de su genero ya que solo dios puede estar en todos sitios…

La película no esta mal del todo, pero entra en ese genero ya habitual de películas de acción cargadas de efectos especiales con una idea muy buena, pero que se desaprovecha de forma brutal al no meterle un poco de originalidad en la historia. Mas de la mitad de esta película son tópicos que suceden en casi todas las películas de acción: vacilarle al chico que se pasaba con el en el instituto, volver con el amor de adolescencia lo cual le traerá mas que un problema (como no) y demás tópicos. Una película extremadamente previsible, hecha para el gran publico, y que si no fuera por lo efectos especiales seria un pastel casi infumable. Es un filme puede verse solo por encima sin fijarse en detalles y sin prestar demasiada atención a la historia porque si no descubriremos bastantes fallos de guión y demás barbaridades.

Jumper

Jumper

Es una pena, ya habitual las películas que desaprovechan ideas originales y llamativas como esta, generando películas aptas para el gran publico, para el estandarizado consumidor de cine que va a ver una película eventualmente, y que un cinéfilo con dos dedos de frente saldría del cine con la sensación de haber sido engañado, con un tráiler que prometía una película mas o menos decente y que solo es un amasijo de efectos especiales y tópicos, donde el “cliente” a la que va dirigida esta cinta salga asombrado de la sala y diciendo: “¡¡¿Espartanos cual es vuestro trabajo!!?”

Parece ser que lo que las ideas originales tienen que ser sacrificadas para conseguir películas atractivas y que gusten a la gran mayoría, mas que una película seria un producto, dirigido a un sector de la población.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal