Isla de perros

El día de hoy hablaremos de la 9na obra del gran Wes Anderson. En su repertorio, ya hay grandes nombres que cualquiera reconocería como “Los Tenenbaums (2001)”, “Life Aquatic (2004)”, “El gran Hotel Budapest (2014)”, etc. Teniendo esto de abre boca, es normal querer una nueva película de este genio que nació para estar destinado a la grandeza. Si estás por ver Isla de perros, debo decirte que tendrás que prepararte adecuadamente antes. La nueva experiencia que se ofrece en este trabajo logra emocionar a cualquiera. El sentimiento que hace sentir es indescriptible y su contexto es alucinante.

Sin exagerarlo tanto y sin añadir otro adjetivo, al ver Isla de perros comprendí la importancia en muchas cosas de la vida. Y a pesar de saber de qué va la historia, ese sentir que genera no es algo esperado.

Desarrollo de Isla de Perros

De antemano, puedo decir que este trabajo cinematográfico nos habla sobre la amistad que se tiene con una mascota, en este caso, un perro. Además, otros puntos como el compañerismo se hacen protagonista. Asimismo, se tratan otros aspectos importantes como la mirada que prevalece la mirada de un niño en frente de millones de miradas de las personas mayores. Finalmente, con una manera peculiar de hacerlo, nos narra la importancia del ser, sin importar nuestro sitio de origen.

Nos hace reflexionar mostrándonos la capacidad de redimir las cosas y buscar cambiar. Aferrarse al hecho de jamás perder la fe y la esperanza. De ver como lo natural continúa siendo más valioso que la misma tecnología. O, de como el político miente continuamente y toda la nación no hace nada más que bajar la cabeza y no hacer nada para pararlo. Claro que, todo lo dicho viene, pero… de forma de metáfora narrado en un cuento infantil. El talento se hace sentir, nombres reconocidos como George Orwell, Yukio Mishima, Philip K. Dick, Roald Dahl, Eduardo Manostijeras, etc.

Claro que no se descuida a Wes Anderson en algún momento de la historia. Siendo el autor completo que es, el director de la Academia Rushmore, parece que nos cuenta repetitivamente la película sin que nosotros como fanáticos, tengamos la capacidad de hallar una pega como tal. De hecho, al final logramos recibir, totalmente conmovidos, la elaboración de este trabajo.

Sin importar que sean adolescentes heridos, papás que no saben donde están parados, perros exiliados o zorros mentirosos, los personajes de Anderson han logrado crear un vínculo con el público directamente. Al final, es inevitable no sentirse atrapado dentro del pequeño universo que ha creado Anderson cuyo objetivo es defender siempre, al más débil. Se nota una sonrisa triste y cruzada en la cara. Isla de perros es una obra que deslumbra y está a un nivel más allá de lo normal. Es increíblemente formal y sólo exhibe que el cineasta sabe lo que hace.

Crítica Isla de perros

Conclusión sobre Isla de perros

Se contó en japonés (a manos de los humanos) y en inglés (por los perros). Cada uno de los frame se inundó de componentes increíbles. En definitiva, habría que ver la película más de una vez y en cámara lenta para poder apreciar todos los detalles. Después de ver tantos vaivenes argumentales llenos de ideas que harían explorar la cabeza de cualquiera, uno se pregunta si Isla de Perros es la obra más grande del cineasta o si todavía será capaz de hacer algo mejor.

Finalmente, y, para terminar, no puedo decir más que pedirle a la humanidad más trabajos así. Es esta la razón principal por la que muchos, como yo, nos decidimos a hacer críticas de cine. No tengo nada en contra, no encuentro un factor negativo en la película, es simplemente, mágica.

 

Leave a Reply

Responsable: Octavio Ortega Esteban
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com