Freaks. Más allá de lo bello y lo siniestro

Hace dos años, en el Centre Cultural Bancaixa de Valencia se realizó una exposición llamada “El salvaje europeo”. Se trataba de un rastreo de fotografías que tocaban el tema de cómo vemos a los otros. Entre ellas llamó mi atención la imagen de un hombre león. Este hombre existió, se llamaba Stephen Bilgraski y trabajaba en el circo. También aparecía una fotografía de la olvidada película de Tod Browning Freaks. La representación del otro tiene una larga historia dentro de la Historia del Arte. Los llamados monstruos, deformes, locos, en fin, diferentes, al no responder a las reglas de la civilización fueron ya temidos y perseguidos en la Edad media. El arte los ha plasmado en sus diversas poéticas de la representación.
El film de Browning se estrenó en 1932 en San Diego (EE.UU) ante la horrorizada mirada de espectadores y críticos que no supieron aceptarla. Tras la gran depresión estuvo censurada durante casi tres décadas.
La estética siempre ha dado preponderancia a lo bello, lo amable mientras que lo conocido como feo o repulsivo ha sido semi-abandonado por la crítica. Browning, en su texto cinematográfico tuvo la suficiente valentía para sacar a la luz aquello que debía estar oculto. Aquellas personas que salían asustadas de la sala de cine de san Diego vislumbraron en la pantalla algo que no querían ver ni saber y es que en la realidad hay personas como las que aparecían en Freaks. Una estética oculta por lo público en los barracones de feria como un mundo aparte y secreto. El miedo al cuerpo deforme, al torso que se arrastra solitario con su cabeza parlante, la mujer pájaro y la mujer cigüeña que resultan metáforas andantes de aquellos animales que picotean los ojos de los niños que no se portan bien…Esto me lleva inevitablemente a recordar a Tod Robbins y su obra Spurs  (Espolones), en la que Browning se basó para su película y de ahí las muchas referencias a pájaros que encontramos en el largometraje.
Aquí se trata de la mirada, del goce escópico. Cuando se mira lo que no se debe, se es castigado. Ser privado de los ojos es ser privado de la mirada, del goce y del deseo de mirar una escena atractiva y repulsiva al mismo tiempo. Así se ve a los seres marginales de Freaks.
La inapropiada traducción del título al castellano (“La parada de los monstruos”) deja de lado el verdader significado de “freak” que significa en realidad “fenómeno humano” o “aborto de la naturaleza”.
Los seres marginales del film proceden de una feria de atracciones. Se la denomina así porque los visitantes son atraídos por la anunciada monstruosidad, son fascinadas por aquello que no deberían ver. Freud ya lo menciona en su texto de 1919 titulado “Lo siniestro”, cuando se desvanece el límite entre la fantasía y  la realidad, cuando estos seres de Browning no son imaginarios sino reales, aparce el terror. Todos ellos son la prueba de identidad de los complejos de los que miran, que se enfrentan a estos como imaginario especular. La estética de los personajes del film es la de los enanos Hans y Frieda, la del esqueleto viviente, las dos mujeres sin brazos, las pinheads o “cabezas de alfiler”, el torso viviente, las siamesas, el “half-boy”, la chica pájaro, la mujer cigüeña, la hermafrodita, la mujer barbuda…Y, frente a todos ellos aparecen el “pavo real del aire”, Cleopatra, que representa la belleza, como fémme fatale, que acabará transformada en mujer-pato a mano de los “freaks”, y Hércules que representa la fuerza, ambos como arquetipos clásicos. Así se podría decir que el orden Kantiano queda demolido por el caos de la deformidad de Browning.
Tal vez la clave esté en el epílogo del film cuando el guía de feria contesta a los espectadores cómo la bella Cleo llegó a ser la mujer pato: – “Unos dicen que fue un amante celoso, otros que la tormenta”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal