El Último Desafío

Puede que hace bastantes años nos partiríamos el pecho si nos dijeran que Arnold Schwarzenegger iba a ser gobernador de California o que Eduardo Noriega compartiría pantalla con el austriaco. Sin embargo, ambas cosas se han hecho realidad. Tras una breve aparición en la saga “Los mercenarios”, Arnie vuelve al cine con “El último desafio” (2013) de la mano del director coreano de moda en Asia Kim Jee-woon (“Doomsday Book”, “Encontré al diablo”, “El bueno, el malo y el raro” o “Dos hermanas”). Todo ello genera muchas preguntas: ¿Eduardo Noriega está a la altura para ser el antagonista de Schwarzenegger? ¿Arnie está en forma a sus 65 años para bordar otra película de acción? ¿Su director es capaz de adaptarse a la forma americana de hacer películas?… La respuesta es que sí a todo menos a la siguiente pregunta: ¿Esta es la mejor película para relanzar a Arnie al estrellato tras una pausa de una década? No.

Partiendo de una premisa nada original que imita al western, “El último desafío” narra la historia del sheriff Ray Owens (Arnold Schwarzenegger) que, en el último y tranquilo poblado de la frontera, trata de detener la escapada a México de Gabriel Cortez (Eduardo Noriega), el más destacado capo del narcotráfico del hemisferio oeste huido de un convoy penitenciario del FBI, para salvaguardar sus principios y la ley. La cinta tiene reminiscencias de “Solo ante el peligro” y “Río Bravo”, con la diferencia de que la banda de malos a los que se enfrenta el sheriff y sus jóvenes ayudantes de policía está equipada con ametralladoras y al volante de Corvettes trucados, lo que promete adrenalina por un tubo.

Poster de El Último Desafío

Poster de El Último Desafío

Querido lector, ponga la mente en blanco y déjese llevar por un chute de acción en estado puro. Acción de la de antes, acción de la época de “Comando”, “Danko: Calor rojo” o “Ejecutor”. Acción a manos del inigualable Schwarzenegger. Más viejo, sí, pero con el mismo sabor. Que importa que Arnie no suelte en toda la película una frase con sentimiento. La acción es embravecida, exagerada y violenta, y eso nos excita. Una acción mezclada con tensión y sentido del humor de esta película sin pretensiones, pero eficaz y resuelta con brillantez por un director que no escatima en munición.

Tal vez sus puntos flacos son lo demasiado que se tarda en llegar al pueblo asediado, se podría haber prescindido perfectamente del personaje del agente del FBI que encarna Forest Whitaker y se podría haber apostado por un villano más cruel y letal, cuya única gran baza es su coche fantástico.

¿Qué de que va la película El Último Desafío? Se lo diré claro: ¿A quién le importa? Si, bueno habla del miedo, la furia y la rabia, pero repito: ¿A quién le importa? Cuando vaya a sacar las entradas al cine para verla sabrá que lo hace porque quiere entretenerse, pasar un buen rato y seguro que cuando salga de la sala sentirá que Kim Joo-woon sabe lo que se hace en lo que respecta a escenas de acción. Atentos a la apertura y a la persecución en los campos de maíz. Sin embargo, debo avisar que tampoco se esperen acción a lo “Depredador” o “Terminator”. El regreso de Arnie ya es suficiente. Poco más se le puede pedir una película modesta, desenfada y autoparódica al estilo de “Los mercenarios 2”.

El último desafío” no será la última película del nuevo Arnold, pronto podríamos verlo retomando alguno de sus papeles más legendarios en el cine como hará, se supone, con “Terminator 5” y “Legend of Conan”.

LO MEJOR: Acción para treitañeros. Los que crecimos con películas como “Comando”.

LO PEOR
: Una historia nada original y bastante floja.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal