El Desconocido

Una mañana que decide llevar a sus dos hijos en la escuela, Carlos, un acomodado ejecutivo de banca, recibe la llamada de un hombre desconocido que afirma haber colocado bombas bajo los asientos del coche, y que estas explotarán si él o alguno de los hijos se levantan. Además, asegura tener un control remoto con el que también puede hacer estallar la bomba en cualquier momento. A cambio de salir vivos, el hombre exige a Carlos que le haga un ingreso de casi medio millón de euros en una cuenta que le indica.

La productora coruñesa Vaca Films ha consolidado como una de las más ambiciosas de la industria cinematográfica española. Desde el enorme éxito de Celda 211 (Daniel Monzón, 2009), han apostado con fuerza para demostrar -aunque no siempre con la misma fortuna- que en España también se puede gestar cine de acción y de género con cara y ojos. El Niño (2014) y Extinction (2015) son dos ejemplos recientes, pero donde parecen haber pulsado la tecla adecuada es el Desconocido. Una película que bien podría recibir la denominación de “Galicia Calidade”, ya que está dirigida por el lucense Dani de la Torre, protagonizada por su paisano Luis Tosar, y rodada y ambientada en los bulliciosas calles de la ciudad de A Coruña. Unos elementos que trazan un potente thriller contrarreloj que, pese a presentar algunos obstáculos, mantiene un notable nivel de efectividad de principio a fin.

Sorprende que estemos ante una ópera prima, ya que la pericia y valentía de Dani de la Torre tras la cámara, principales razones del funcionamiento del filme, no parecen propias de un debutante como él. El director gestiona con un muy buen pulso las limitaciones de espacio -durante buena parte de la historia prácticamente no bajamos del coche-, y sabe acompañar y reforzar con los nerviosos movimientos de su cámara la tensión creciente de la situación. Por otra parte, De la Torre rueda la acción al volante con un gran sentido del dinamismo y la espectacularidad, e incluso se permite un ambicioso plan secuencia cuando el ritmo del filme se frena y necesita hacer una radiografía completa del sitio donde se desarrollarán los hechos a partir de entonces. Una realización con toda la vistosidad que requiere un thriller como El Desconocido, pero que raramente se pasa de la raya para caer en el efectismo superficial.

Fotograma El Desconocido

Fotograma El Desconocido

La película El Desconocido se sustenta en un guión de Alberto Marini (Mientras Duermes), que articula el suspenso constante de la historia a base de introducir elementos sucesivos que intensifiquen el dramatismo y acerquen cada vez más a los personajes a una situación límite. La planificación de la narración es muy académica dentro de su género, y combina referentes como Última Llamada (Joel Schumacher, 2003) -el más evidente de todos-, la reciente Non-Stop (Jaume Collet-Serra, 2014) o incluso un clásico como Speed ​​(Jan de Bont, 1994), pero la sensación de ya vista no es en ningún caso incompatible con el entretenimiento propio que ofrece El Desconocido. Y es que los momentos de relajación son escasos para un espectador que rápidamente se contagia del nerviosismo de los personajes, sobre todo durante una primera hora en que los golpes de volante del guión son más eficaces, inesperados y también realistas.

Precisamente, las enmiendas que se pueden hacer en la película llegan cuando ésta se deja llevar por un punto de grandilocuencia, y también cuando mira de esquivar un par de obstáculos de guión -uno de ellos muy relevante- de forma demasiado poco creíble. Tampoco acaba de convencer su mensaje de trasfondo, contextualizado en la crisis de los productos bancarios. Por un lado, se nota demasiado el calzador con que se incorpora, sobre todo en una más que prescindible penúltima escena; por otro, crea una ambigüedad en torno a los protagonistas que al final sólo sirve para desconcertar sobre lo que se supone que debemos pensar de ellos. Por suerte, esta torpeza con que El Desconocido busca convertirse en aquello de “thriller de acción, pero con mensaje” no termina teniendo una excesiva incidencia en el conjunto, de modo que la sensación global sigue siendo la de objetivo cumplido.

Fotograma El Desconocido

Fotograma El Desconocido

La presencia de Luis Tosar es una vez más una garantía. El gallego responde a la perfección y sin aspavientos a la desesperación y contundencia de este padre de familia que se mueve entre el sentido de culpa, de supervivencia y, sobre todo, de protección de sus hijos. También se puede comprobar que Javier Gutiérrez no necesita muchos minutos en pantalla para transmitir un particular respecto, y que la joven Paula del Río puede ser una de las actrices revelación dentro de la escena española. En todo caso, quien realmente tiene todos los números para crecer con fuerza y adquirir protagonismo es el director novel Daniel de la Torre, ya que el nervio y la solvencia que demuestra en El Desconocido harán mucha falta en el seno de una industria española que necesita reivindicar títulos como este.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal