Dunkerque

Tal parece que Christopher Nolan le bastó con el primer plano que tuvo Dunkerque para tener una crítica certera. Dentro de la película ya vemos de lleno los soldados británicos, llenos de armamento y buscando asegurar la zona. Todos están caminando por la calle de Dunkerque (en Francia), por otra parte… todos pasan a caer en las manos del ejército alemán a quienes se les notifica del asedio al que están sometidos.

Se trata de una imagen un tanto bucólica, una belleza inusual que casi puede compararse como un himno. Delante de ustedes hay una obra de arte donde prevalece claramente la tensión, emoción, el pánico, la tragedia y un evento épico.

En Dunkerque se puede sentir claramente el pánico que trae consigo la guerra que se hace presente. Todo esto se complementa con las imágenes que sirven de elemento para otorgar nitidez. No importa si es de cerca y de lejos en sus planos. Si quieres saber más a lo que me refiero, deberías ver el tráiler. En el momento que la cabeza de un soldado tapa la mitad de su objetivo, al fondo se aprecian las bombas cayendo sobre los soldados que intentan escapar.

Más que una película bélica

Dunkirk o Dunkerque, por más que no le agrade a los haters de Nolan, sin duda, es un clásico hecho realidad. Por dejar de lado el trabajo destinado a hacer fiesta en los Oscar (cosa que no importa tanto), es una de las películas de guerra más increíble que jamás se han hecho.

Sin duda, es una experiencia magistral que juega con las imágenes y el sonido como si se tratase de una danza. Es la banda sonara de Hans Zimmer quien se encarga de combinar los huracanes de violines junto a los sonidos analógicos de relojes. Además, no deja de lado el sonido de las palpitaciones, las respiraciones, etc. Me atrevo a decir que se trata de algo curioso; un hipertenso que busca robar todo aspecto en relación a la asfixia. Se aproxima bastante a la especial fuerza de Stanley Kubrick abarcando un sinfín de emociones de Steven Spielberg.

¿Deseabas una gran obra? Nolan, con su trabajo bélico ha regresado para dar un paso más allá de otros como Michael Bay, James Cameron y Roland Emmerich. ¿Deseabas un desafío de carácter narrativo? En esta historia, con sus diversos arcos temporales, se demuestra que el trabajo es colosal. Lo que comenzó en Memento (2000) y, continuando con el Origen (2010), siguiendo a Insterstellar (2014), claramente que el punto final era llegar a una obra sin precedentes como Dunkerque.

Sin importar como lo veas, cada uno de los planos que ofrece la película tiene vital importancia. En realidad, es uno del os factores que ha hecho de este trabajo fílmico una increíble obra de arte.

Fotograma de Dunkerque

Fotograma de Dunkerque

Tienes que ver Dunkerque

Dunkerque habla sobre la historia de una derrota. En sí, veremos cómo un grupo de perdedores, en especial ellos, resultan ser más héroes que ningún otro grupo. Vemos como un grupo de soldados en fuga no duda en mostrarle al mundo lo feo que puede ser el ser humano. Todo ello sin perder el camino en los discursos moralistas que otorgan.

Además, la acción se torna brutal y maravillosa. En sí, el espectador termina centrándose tanto en la película y sus gestos que podría extraviar cualquiera de sus posesiones. Vemos escenas maravillosas como es el caso de un joven que sostiene en brazos a su amigo que está malherido (parecido a las escenas del estilo operístico).

Nolan ha demostrado que la intensidad emocional es importante. La elaboración del relato ha prevalecido por arriba del mismo. Si no has visto Dunkerque estás desperdiciando al tiempo en leer este artículo.

 

Leave a Reply

Responsable: Octavio Ortega Esteban
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com