¿Cómo ver una película de David Lynch sin perder la cabeza?

El otro día tuve el placer de disfrutar de una película tan maravillosa como psicotrónica del gran cineasta estadounidense David Lynch. Concretamente me estoy refiriendo a Carretera perdida (lost highway, 1996).

La sinopsis del filme gira entorno a un músico llamado Fred Madison, muy bien interpretado por el irregular Bill Pullman. Este saxofonista que lleva una vida feliz junto a su mujer, interpretada por Patricia Arquette, empieza a recibir en su casa unas extrañas cintas de video en las que se muestra el interior de su casa. Finalmente recibe una cinta en la que aparece él mismo asesinando a su esposa, hecho que acabará produciéndose en la realidad, por lo cual nuestro amigo Fred es arrestado, a pesar de que él no recuerda nada.

Pues bien, hasta aquí la película no deja de ser un thriller más, con una estructura lineal y lógica. Pero amigos, David Lynch lo es todo menos lineal y lógico, y quien lo dude que vea Cabeza borradora (eraserhead, 1976). A partir de este momento la película da un retorcido giro que deja al espectador atónito. Fred se encuentra en una celda haciendo pucheros arrepentido por lo que ha hacho, cuando de repente se transforma en otra persona, literalmente. Ante este hecho, los celadores no tienen más remedio que dejar en libertad a este desconocido, que tampoco recuerda nada. Este nuevo personaje trabaja como mecánico, y durante una de sus jornadas laborales, cosas del destino, conoce a una despampanante chica que viene a ser la misma mujer del saxofonista, solo que con el pelo rubio. El flechazo surge a primera vista, pero esta femme fatale está casada con un peligroso mafioso, por lo que la nueva pareja de enamorados decide elaborar un plan para asesinar al marido de ella.

A estas alturas, ¿se acuerda alguien del amigo Fred Madison? Pues esto no es todo. A lo largo del film nos encontraremos con un extraño personaje, a quien da vida Robert Blake de manera magistral!, que parece ser la voz de la conciencia del protagonista, pero no acaba de encajar en la trama, (lo que me hace pensar que este personaje ha sido introducido simplemente a modo de mcguffin, pero cada uno que opine lo que quiera). Llegados a este punto, opino que quien todavía esté intentando darle un sentido a la película está perdiendo el tiempo, lo mejor que puede hacer es apagar la television e irse a dormir sin darle demasiadas vueltas al asunto.

Creo que el filme expresa muy claramente el estilo de Lynch, siempre bailando en esa estrecha linea que separa la realidad del onirismo. Y puede que la mejor solución sea no intentar desencriptar todas y cada una de las trabas que el director nos propone y simplemente disfrutar de la película, de su magia. Estamos ante una película tan pictórica como musical. Todos los detalles estan cuidados meticulosamente, formando una sucesión de imágenes hipnóticas y cautivadoras, y no solo esto, también vamos a encontrar al David Lynch más transgresor, con escenas marcadamente eróticas, violencia cruda y fresca, un guión muy cuidado y una atmósfera oscura, macabra y enfermiza.

Os animo a que veais la peli sin prejuicios y que intenteis simplemente disfrutarla, sin devanaros la sesera intentando dar sentido a algo que, en mi sincera opinión, no lo tiene. Os lo aseguro, antes me quemo a lo gonzo que intento darle una explicación lógica a carretera perdida.

A continuación os dejo una pequeña lista de las películas que considero imprescindibles en la filmografía de David Lynch:
1976. Cabeza Borradora (Eraserhead)
1980. El hombre elefante (The elefant man)
1984. Dune (Dune)
1986. Terciopelo azul (Blue velvet)
1992 Twin Peaks. Fuego camina conmigo (Twin Peaks. Fire walk with me)
1996. Carretera perdida (Lost highway)
2001. Mulholland drive (Mulholland drive)

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal