Caballeros del Zodiaco: la Leyenda del Santuario

Hoy os hablamos de otra película de animación dedicada a los famosos personajes de los años 80, Los Caballeros del Zodiaco. Un título producido por Toei Animation (los mismos estudios del Capitán Harlock) y dirigida por Keiichi Sato, con animación CG no se llama a lamentar los rasgos maravillosos ‘clásicos’ firmados Shingo Araki y Michi Himeno casi 30 años atrás.

No es poca cosa, con Pegaso, Sirio, Andrómeda y Fénix el uno al lado del otro para defender con su vida la joven Isabel de la amenaza deel Sumo Sacerdote y sus fieles caballeros de oro. La idea de Toei era en realidad dar “presencia” a los Caballeros de una generación que apenas los vio y amó en la pequeña pantalla. El manga original, Saint Seiya, nació en fascículos en una revista japonesa en 1985. Sólo nueve meses después de que se emitió el primer episodio del anime, se convirtió en poco tiempo en una serie de culto en todo el mundo. Incluyendo España. La leyenda del Santuario no es más que la primera serie histórica, aquí locamente condensada en sólo 90 minutos.

Sato, director de la serie de animación japonesa Tiger y Bunny y Black Butler, ha intentado volver a visitar de una manera moderna el “mito” de los Caballeros del pasado, una brillante mezcla de mitología griega y astrología, sólo para crear una rasgos híbridos espectaculares, pero en general muy caóticos, especialmente en la evolución de la propia historia. Además, la forma de “presentar” la historia de los cinco Caballeros de Bronce (aunque el Fénix aparece en un momento posterior de la cinta), la razón de su “nacimiento”, explica la importancia de Isabel de Thule, cuyo sacrificio intentarán evitar, la existencia del Gran Templo, los 12 Caballeros de oro en cada una de las Casas “protegidas” por éstos, incluyendo los desafíos físicos y cualquier otra prueba antes de la lucha contra el Sumo Sacerdote, en una miserable hora y media de película. Contar esta historia así es imposible. 13 volúmenes del manga original se convirtieron en 40 episodios, y ahora son una película de 90 minutos. ¿A quién quieren tomar el pelo?

Desde los tiempos del mito, para los que no saben nada de ellos o se habían borrado cualquier recuerdo de sus propios recuerdos, los Caballeros del Zodiaco son los campeones de la esperanza, siempre dispuestos a intervenir cuando el mal amenaza al mundo. Muchos años después de la Guerra Santa que se libró en el Gran Templo, la vida de la joven Isabel di Thule discurre tranquila, hasta que un día la chica descubre que su verdadera identidad. La hermosa y ‘poderosa’ Isabel no es otra que Atenea, diosa de la Justicia. Enviado a la Tierra para que se oculte y protegida por el temible sacerdote que quiere su muerte, el día de su cumpleaños número 16 es rescatada de un ataque asesino. Acudirán en su ayuda 4 caballeros de bronce, dirigidos por un chico tímido llamado Pegaso. Descubierto el verdadero “yo”, Isabel acepta su destino y misión, que es correr al Gran Templo con Pegaso y los otros Caballeros de desenmascarar la falsa Atenea, una chica de 16 años que está haciéndose pasar por ella y frente a la que ostenta el título el Sumo Sacerdote. Mintiendo descaradamente. En el camino de los Caballeros de Bronce tendrá que vencer a todos los seguidores de este último librando una batalla desesperada contra los caballeros más nobles y poderosos, los legendarios Caballeros de Oro.

Caballeros del Zodiaco

Caballeros del Zodiaco

Demasiado que contar, demasiado dispersa. Demasiados personajes y tramas que sembrar en tan poco tiempo. Lo obvio y, en consecuencia rima con “caos”. Y desorden, como escribir a la dirección. La animación en CG extrañamente ‘mantiene’ el aire del original, sin embargo, la película de Keiichi Sato tropieza en la elección del espectador “promedio” al que quieren abordar. Debido a que el tono siempre es montado demasiado variado y fuera de fase, van desde un poco realista boceto ‘seudo divertido” con Pegaso en el papel de un idiota adolescente tímido y momentos de acción pura y dura que guiñan animación anime original del pasado. La misma cara de 12 Santos de Oro de uno tras otro son rápidamente, con un punto de inflexión “musical” kitsch, ponderando una narración ya complicada, pero en adelante también muy repetitiva. Nivel tras nivel, batalla tras batalla, la verdad de la verdad.

No se puede entonces insistir en la caracterización, obviamente inexistente dado el número de cosas que decir, para tratar de explicar y hacer en 90 minutos, para un universo hecho aquí con audacia plantea que acabará con muchas posibilidades, posiblemente guste a los seguidores de la serie Caballeros del Zodiaco, y dejará indiferentes, por no decir desencantados, a los hipotéticos nuevos aficionados que pretendía atrapar.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal