10 mejores peliculas de 2014

1. HER, de Spike Jonze

Si el protagonista es aburrido hasta decir basta y se viste como Julián Muñoz y la chica es un sistema operativo (eso sí, con la voz de Scarlett Johansson) parece imposible conseguir una gran historia de amor. Jonze lo ha hecho y la ha situado en un mundo de ciencia ficción que -oh, no! – es el nuestro.

2. NEBRASKA, de Alexander Payne

Una road-movie en blanco y negro que avanza sin prisa hacia un final revelador y emotivo. Hace un par de años me quedé un poco solo defendiendo “Los descendientes”. Con este título más minoritario, Payne confirma que es de los directores más capacidades del momento.

3. BOYHOOD, de Richard Linklater

La vida de un chico filmada a lo largo de doce años. El punto de partida es un reto histórico pero Linklater va más allá del experimento y nos acerca a los interrogantes de nuestra existencia a través de la mirada transparente del joven protagonista.

4. IDA, de Pawel Pawlikowski

La acción nos sitúa en los años sesenta y, desde allí, ambas aparentemente antagónicas protagonistas viajarán al pasado: la Segunda Guerra Mundial, la persecución de los judíos. Y la forma de este filme exquisito también nos transporta al cine europeo de los sesenta, cuando cada plan buscaba la esencialidad.

Fotograma de HER

Fotograma de HER

5. DOS DÍAS, UNA NOCHE, de Jean-Pierre y Luc Dardenne

El último filme de los hermanos Dardenne tiene la fuerza y ​​la inmediatez del mejor cine europeo. Habla de las miserias de la sociedad contemporánea, de la precariedad laboral, de la falta de solidaridad; nos lo pinta todo muy negro pero, paradójicamente, lo hace desde la luz, en sentido literal y no literal.

6. EL LOBO DE WALL STREET, de Martin Scorsese

La aparición de Jonah Hill y la abundancia de escenas de fiestas orgiásticas hacen pensar en los títulos que este actor protagonizaba antes de que el ficharan Tarantino y Scorsese. Pero “El lobo de Wall Street” participa de la energía narrativa de los mejores trabajos del director y no es en absoluto tan superficial como puede parecer a primera vista: el retrato del capitalismo salvaje como un retorno al primitivismo ya la ley de la selva es tan lúcido como oportuno.

7. Inside Llewyn Davis, de Joel y Ethan Coen

Recuperando la estructura homeriana de “O Brother!”, Los hermanos Coen nos transportan al Greenwich Village neoyorquino de 1961, en los tiempos de la eclosión del folk-rock, para retratar un personaje que es la quintaesencia de el artista fracasado y egocéntrico. La perfección narrativa del film es abrumadora.

8. SÓLO LOS AMANTES SOBREVIVEN, de Jim Jarmusch

Entre el drama existencial y la sit-com, la aproximación de Jarmusch en el cine de vampiros es nocturna y melancólica, es extraña y es distinguida como Tilda Swinton avanzando por las calles sinuosas de Tánger.

9. LA VENUS DE LAS PIELES, de Roman Polanski

Ya sabemos que un escenario único y pocos personajes (dos, en este caso) no es un obstáculo sino un aliciente para el veterano Roman Polanski. Si, además, la película de sado-masoquismo y salen a su mujer y un actor que se parece físicamente a él, es normal que haya hecho una película personal, aparentemente ligera pero brillante y lúcida.

10. NYMPHOMANIAC, de Lars Von Trier

La odisea erótica de Von Trier es, como la mayoría de sus trabajos, pretenciosa pero brillante. Algo irregular, a ratos gratuita, pero también dramática, fascinante, divertida, lúcida.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso Legal